viernes

Historia de los seguros para los primeros automoviles

Para hallar registro del primer coche asegurado de la historia debemos trasladarnos hacia fines del siglo XIX — el 1 de febrero de 1898 también aparece como una fecha muy posible, surgida en base a otros datos obtenidos.
Ya se estaba experimentando con motores a vapor para todo tipo de coches que pudieran adaptarse a este novedoso invento automotriz.

historia seguros coches clasicos

La compañía “Travellers Insurance” fue la primera en dar el primer seguro a un vehiculo, de cuatro ruedas empujadas por un motor en lugar de tracción a sangre. Para realizar dicha poliza tomaron como base la redaccion de los seguros de aquél entonces, es decir, los que se usaban para las carretas y carros tirados por caballos. A nadie se le ocurría siquiera pensar en la necesidad de un seguro específico para estos automotores .

Truman J. Martin era un doctor de Buffalo, New York, Estados Unidos de America y era el poseedor de uno de los flamantes autos novedosos de aquél tiempo.
Su alcance era protegerse frente a los posibles gastos que tuviera el nuevo carro motorizado en caso de chocar, tan sólo la responsabilidad civil sería cubierta al chocar a una carroza empujada por equinos o jinetes individuales.

El seguro resultaba así, cubrir al asegurado contra terceros. Esta nueva forma de transportarse que había llegado para quedarse y con tan buena aceptación por parte de las personas y del mundo civilizado a nivel general. Las compañías de seguros comenzaron a implementar cada vez pólizas ideales —es decir, mentadas específicamente para tal fin— de un espectacular invento que con el tiempo pasó a formar parte de la vida diaria de todas las personas a nivel mundial.

Por otra parte, otra rama de investigación sugiere que hacia el año 1895 se había creado ya una poliza particular para los automoviles en Inglaterra. En este caso fue, según dicen, por una compañia ignota, quizás se pueda dar grado de seriedad y veracidad a tal invención como el primer seguro de la historia para vehiculos, pero probablemente debamos dejarlo simplemente como un dato curioso del que no pueda considerarselo como un hecho real por la falta de documentación que lo ratifique.

Se debe comprender que en aquellos momentos la escena la dominaban los caballos por las calles de los pueblos y ciudades. Para finales del siglo XIX podían encontrarse un número de casi dieciocho (18) millones de caballos, comparados con los escasos cuatro (4) mil autos motorizados. Puede entenderse entonces que sólo a unos pocos se les haya ocurrido de un posible accidente entre carros motorizados, sino más bien contra un caballo.

Por su parte su precio era de tan sólo 12 dolares con 25 centavos (12,25). Este seguro abarcaba hasta un monto de hasta USD 5.000 (cinco mil dolares).
Según muchos investigadores esta sería la historia más adecuada para entender el principio de la historia de los seguros para coches clasicos.


0 comentarios:

Publicar un comentario